Finanzas PersonalesHogarMotivacion

Crisis de los 40: ¿mito o realidad?



¿Estas por cumplir 40? O quizás ¿ya los tienes? Seguramente alguna vez hayas oído hablar de la crisis de los 40 y, no por nada esta década es tan particular. Quienes hemos cumplido 40 y, de una u otra forma, sentimos que no es un número más.

Hoy compartiremos las opiniones de profesionales y algunos consejos prácticos de quienes ya nos hemos enfrentado a los 40.

Lo que tenemos que saber cuándo cumplimos 40

Está probado que cuando cumplimos una fecha “redonda” como 40 o 50, no es lo mismo que si cumplimos 41, por ejemplo. El primer sentimiento que sobreviene es el de la reflexión. Generalmente y, dicho esto por muchos psicólogos, inmediatamente aparece otra emoción menos positiva: el fracaso. Llegamos a una edad para la que teníamos muchos planes, pero parece que menos del 10% de esos proyectos han sido concretados.

¿No te ha pasado que has mirado el tiempo atrás y piensas en que has invertido todo ese tiempo? ¿No te has sentido impotente y hasta fracasado por no haber conseguido lo que una vez con tanta energía y decisión te habías propuesto? Si tu respuesta es “Si”, no te amargues, pues si te sirve de consuelo esto le sucede a más del 50% de la gente que cumple 40.

Y es que hay algo particular con los 40, ¿por qué? Porque es una edad en la que se es joven para pensar en ciertas cosas (como la jubilación o el retiro laboral) pero grande para asumir ciertos riesgos o correr algunas aventuras.

Algunos tips que te van ayudar a transitar este momento:

-Los 40 de hoy no son los 40 de nuestros abuelos o padres

Inevitablemente muchas veces miramos a nuestros padres y nos comparamos. Especialmente pensamos: “cuando mis padres tenían 40, yo ya había nacido y tenían su casa propia”. Resulta que nosotros ni somos padres y aún estamos alquilando. Piensa en que los tiempos han cambiado y mucho. Hoy la maternidad o paternidad han sido postergados y eso no significa que esté mal. También es difícil en el mundo entero acceder a la vivienda propia. Pero entonces ¿en qué ha mejorado el mundo? En que la gente disfruta más el día a día, pregúntate, por ejemplo, cuánto han viajado tus padres y cuánto lo has hecho tú. Seguro que la balanza está a tu favor.



-No te autoimpongas presiones

Los primeros que nos obligamos y autopresionarnos a lograr esto o aquello somos nosotros mismos. Algo muy sencillo que puedes preguntarte: ¿cuán grave puede ser si por ejemplo no tengo hijos? En una sociedad en la que construir vínculos sólidos puede parecer más difícil, a veces hace que posterguemos ese momento. Pero lo primero y principal, quizás es mejor no tener hijos a tenerlos en un entorno no adecuado. O tal vez queremos y necesitamos tiempo para concretar otros proyectos, entonces ¿por qué cumplir con algo que realmente no deseamos?

-Relativizar la importancia de la edad

Cada vez más y, en la medida que se promueven distintos métodos de vida sana, la cantidad de años que cumplimos puede ser muy relativo. Hoy es muy común encontrar gente de 50, 60 o 70 años con mejor estado físico que jóvenes de 20 o 30. Estos últimos completamente conectados a dispositivos y con vidas sedentarias, corren mayores riesgos que personas mayores que practican deporte. Además del estado físico, es clave mantener un buen estado mental. Y esto es algo en lo que puedes invertir ahora para obtener buenos frutos en las próximas décadas. Con todo esto, queremos decir que puedes disfrutar al máximo aun cuando tengas 70 u 80 años si tu estado físico y mental te lo permiten.

Los 40 pueden resultar más que una excusa para replantearnos si vamos transitando el camino que deseamos. Y esto, lejos de ser negativo es más que positivo. Si tu cumple se acerca y una nueva década comienza, recíbela con mucha alegría.

Por: Marisa Peris



Comentarios

commentarios

Joan Ferreira, Blog Finanzas

Financista, asesor financiero, consultor de pequeñas empresas, empresario, inversionista, maestro, voluntario, corredor, viajador, y muy familiar. Muchos consideran que se mucho de muchas cosas, pero lo unico que yo se es que me falta mucho por aprender.

Related Articles

Close