AhorrosCrisis FinancieraDeudasEmpezandoFinanzas Personales

Los 7 mitos financieros de los cuales deberías saber

mitos financieros de los cuales lo mejor es hacerse de “oídos sordos”



Quizás no todo es como te lo habían contado y cuando se trata de finanzas, lo mejor es investigar, arriesgarse y ver resultados antes de solo basarse en experiencias ajenas. En relación a esto, en los últimos años han existido una gran cantidad de mitos financieros de los cuales lo mejor es hacerse de “oídos sordos. Muchas personas esto, y  lastimosamente la mayoría los toma por verídicos.

Por eso, y porque necesitamos que se elimine ese velo desinformativo de tu vista, te traeremos 7 de estos grandes mitos con los que quizás te hayan engañado y, que están frenando enormemente a tu crecimiento financiero. Concientiza a las nuevas generaciones sobre este tipo de falacias que no tienen ningún fundamento y así, generarás un cambio positivo en su educación financiera. ¡Presta mucha atención!

1.     ¡Nunca utilices tarjetas de crédito, son malas!

De los engaños más infames presentes en el mundo de las finanzas, quizás este sea el que mayor repercusión en la sociedad ha tenido. Por eso es que lidera nuestra lista; y ¿A cuántos de ustedes no se les ha dicho que usar la tarjeta de crédito es algo “malo”? La realidad es que con un buen manejo de pagos para tus cuotas y cambiando ciertos hábitos de uso, trae consigo muchísimos beneficios y ventajas que una tarjeta de débito no te puede dar.

Así que no le temas a esas tasas de interés, ya que estas no son realmente el problema. Lo que si puede darte un par de dolores de cabeza es usarla sin control, o sin planificación para realizar los pagos. Ten en cuenta que no se recomienda solicitar créditos cuyas cuotas superen el 30% de tu ingreso mensual. ¡Es un error fatal!

Además, una ventaja enorme que quizás no hayas tomado en cuenta es que, a través de este pequeño plástico, tu historial crediticio mejorará. Y, por si fuera poco, los bancos ofrecen descuentos y promociones a sus clientes más “fieles”. Por otro lado, si eres de los que les encanta viajar, contar con una tarjeta de crédito puede traducirse en obtención de descuentos y seguros de viaje que te sacarán de apuros.



2.     Arriesgas demasiado invirtiendo

Este mito bien sonado en la sociedad ha mantenido alejado de las financias a una gran cantidad de jóvenes. Invertir debe dejar de verse como algo extremadamente arriesgado. Y es que, el nivel de preparación de la persona en el ámbito donde quiera efectuarlo, tiene bastante repercusión los niveles de éxito obtenidos. ¡No se trata de tirar el dinero y esperar a que este “crezca” solo! Es más cuestión de análisis.

Además, recuerda que todo lo que quiere obtenerse rápidamente es arriesgado, como en las relaciones amorosas “Lo que fácil viene, fácil se va”. Esta misma filosofía puede aplicarse al momento de invertir; con la única diferencia de que si estimas con cálculos muy planificados, el nivel de riesgo puede bajar.

Y por último, también es importante destacar que existen inversiones seguras (que generalmente toman tiempo) pero valen la pena. Es cuestión hacerte la interrogante de ¿Cuánto estás dispuesto a invertir?

De hecho, trasladarse al mundo de las inversiones desde temprana edad pensando en un ROI a largo plazo es una muy buena forma de asegurar ingresos extras en la vejez. ¡Lo peor es que el mito se ha inoculado muy profundamente en la generación Milenial!

3.     Solicita préstamos a amistades o conocidos ¡nunca al banco!

Este es un mito que debes eliminar de tu cabeza, y que en definitiva puede traerte problemas financieros y familiares. El hecho de solicitar un préstamo a personas conocidas, puede ser aparentemente ventajoso, pero únicamente si el monto del importe es bajo.  De tal manera que pueda ser pagado a corto plazo; y  nos referimos a no esperar más de 3 meses.

Si requieres de un importe mayor, puedes solicitarlo a entidades financieras, o cooperativas (analizando cuál de ellas ofrece menor tasa de interés). Si no tienes la capacidad de pago, lo mejor es no endeudarse, ya que podrías poner en juego tu historial crediticio y dañar relaciones de amistad o familia para siempre.

La única ventaja que se podría mencionar de pedir préstamos a conocidos, es que muy probablemente no se te imponga un tiempo determinado para cuotas a pagar. ¡Pero de igual manera si usted no es estricto solo le va a generar problemas!

4.     No puedes ahorrar mientras atravieses un periodo de deudas

Sabemos que en algún momento de tu vida pudiste haber escuchado este mito. Tener deudas no necesariamente significa que no puedas ahorrar. Aunque suene algo bastante rudo de pensar; un estudio reciente ha demostrado que es posible hacer uso de pequeñas técnicas de ahorro, incluso atravesando periodos donde te sientas “hasta el cuello” de saldo deudor.

Sabemos que muy probablemente pienses, que cada vez que dispongas de un importe de capital, tu único objetivo será saldar las cuotas de tu crédito o préstamo.

La realidad es que es posible ahorrar; pero ¿Cómo? No será necesario aplicar estrictamente la regla de guardar el 10% o 15% de tus ingresos. Puedes ahorrar montos mínimos de forma semanal. De manera que solventen cualquier emergencia que se te presente.

5.     Se necesita de mucho conocimiento matemático para llevar buenas finanzas

La matemática usada en las finanzas es básica, y necesaria; no puede negarse pues los números están en cada rinconcito de la vida. No obstante no será necesario ser un erudito del cálculo para tener una buena gestión financiera. Lo que si será necesario es que tengas el significado claro de intereses, activos, tipos de inversión, préstamos y conocer el valor que puede tomar un bien a través del tiempo (así tendrás mayor posibilidad de generar ingresos por inversión).

6.     La adquisición de inmuebles es una pérdida de tiempo

La idea de comprar un inmueble o casa ha estado en esta generación desapareciendo y se ha difundido un mito en el que se indica ser “una pérdida de tiempo”. Cuando se obtiene un inmueble nunca se hace una compra en vano. Otorga beneficios a la hora de querer iniciar un negocio (hipotecando la propiedad) o tener mayor posibilidad de obtención de una Visa.

Son muchas las ventajas de comprar un inmueble, incluyendo el hecho de que se revalorizan, por lo que suelen ser una inversión segura (y como debes saber con un ROI a largo plazo). Quizás el mito se fundamente en el hecho de los trámites o requisitos que conlleva llevar a cabo el proceso. Y, además se debe analizar las circunstancias actuales del país en donde residas para comprar si vale o no la pena.

7.    Usar efectivo es ventajoso

Nuestro último mito, pero que ha sido creído durante esta última década es sobre el dinero en efectivo. Hace mucho tiempo su uso dejo de ser la tendencia, y ya no es totalmente fiable.

De hecho podría significar un alto riesgo tener todos sus ahorros en efectivo. La evolución del dinero ha generado nuevas opciones bastante atractivas y que tienen muchas más ventajas: tarjetas electrónicas, pagos a través de plataformas digitales, y sobre todo el uso del crédito.

El uso del efectivo si genera sus ventajas, se tiene “al momento”, es aceptado ampliamente (de hecho en cualquier establecimiento de comercio) y, no demora en transacciones. Sin embargo con otros métodos de pago, puedes optar por descuentos, planes de afiliación, obtención de puntos y más.



Comentarios

commentarios

José Alejandro Silva Rodriguez

Amante de las buenas cosas de la vida. Emprendedor del internet, freelancer y actualmente redactor en Blogfinanzas.net. Me apasiona lo que hago, y por eso pongo empeño en cada paso que doy. Me encanta también la tecnología, gadgets, y todo lo relacionado con el mundo digital.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Related Articles

Close

Adblock Detected

Please consider supporting us by disabling your ad blocker