EmpezandoFinanzas PersonalesNegocios

Los 5 cambios financieros que deberías estar aplicando a tus 20



Quizás a los 20 años no nos percatamos de lo importante que es tener una buena vida financiera. Es que se trata de una etapa que la mayoría tomamos con euforia, y nos olvidamos de que, tarde o temprano, deberemos madurar financieramente hablando. El gran problema es que las escuelas o padres no se toman su tiempo para educar en este ámbito tan importante a sus hijos. No obstante hemos realizado este artículo para ayudar a identificar esos cambios que si o si deberían ser aplicados económicamente a esa edad.

1. Mejora tus ingresos desde temprana edad

No se trata de ahorrar, ya que a esta edad muy posiblemente tengas pocos ingresos. Durante tus veinte años, con esa energía e ímpetu característica, logra conseguir mayores fuentes de ingresos. Si es posible que sean alternativas a tu empleo formal.

La energía de un joven emprendedor no tiene comparativa: es tu edad de oro para la productividad. Aunque consideran que realmente los treinta son “el mejor momento para generar”; no es así. La realidad es que con un poco de paciencia y sobre todo serenidad, tus veinte tendrán un aumento considerable de ingresos.

Tampoco estamos refiriéndonos a ingresos por inversiones, ya que una vez más repetimos, es una edad en la que apenas estás creando bases para el futuro. En cambio, hacemos referencia a pequeños trabajos que ayuden a tu estabilidad económica. Pero; eso sí, deberás aprender a administrar tu tiempo para lograrlo.

2. Entra rápidamente en el ámbito laboral



Sea cual sea las circunstancias que atravieses a los veinte años, deberás enfocarte en entrar desde ya mismo al ámbito laboral. En la mayoría de los países, desde los 18 ya estas legalmente capacitado para obtener tu primer trabajo. No te duermas en los laureles, y aunque no sea el trabajo de tus sueños, te ayudará a mejorar destrezas.

Dicho esto, empezar a trabajar desde temprana edad no debe verse como algo para conseguir estabilidad financiera. Sino más bien, una manera de pulir capacidades, o aptitudes que son bien apreciadas en la mayoría de puestos laborales. Algunas de ellas son la puntualidad, rapidez, capacidad de manejar altos niveles de presión, y sobre todo manejo y trabajo en equipo.

En pequeños puestos, aunque no te exijan “mucha responsabilidad”, siempre se obtiene experiencia. Y, lo que es mejor, será parte de la formación de tu resumen laboral.

3. Sin prisa; un objetivo a la vez

Como mencionamos, el ahorro no es muy relevante para una persona que apenas dispone de 20 años. Sin embargo, si se debería tomar en cuenta y es uno de los cambios que deberás aplicar; no obstante, no de la manera en que la mayoría piensa.

Los jóvenes, al disponer de ingresos bajos tendrán que ahorrar teniendo en mente un solo objetivo a la vez. De nada vale enfrascarse en realizar varios objetivos (compra de productos, pagos de deudas y otros), si no dispones de poder adquisitivo.  A veces es complicado, y sobre todo a esa edad irse por múltiples opciones.

Céntrate en tus deudas, o pagar un primer préstamo para ese auto que te gusta tanto. A los veinte años no tienes por qué complicarte la vida.  Aprenderás poco a poco a cómo gestionar mejor tus finanzas.

4. Trata de no depender de terceros

Quizás te parezca algo radical el pensar que al apenas cumplir tu segunda década de vida ya tendrás que pensar en no depender de nadie. No obstante, es lo mejor que podrías estar gestionando en dicho momento. La independencia económica es algo que se gana poco a poco, a través de los cambios anteriormente mencionados. Se trata de un objetivo general, que deberá trazarse todo veinteañero, pensando a corto plazo.

Para lograr no depender de nadie es necesario en gran medida mentalizarte que tus padres ya no tienen la obligación de ayudarte económicamente. Ese “parasitismo” de los jóvenes que puede ocasionar problemas al tocar los treinta debe ser erradicado. Piensa en tus finanzas como algo más allá de lo personal; son algo íntimo que solo tú puede gestionar, y aunque suene rudo es momento de entrar en el individualismo.

Gestiona rápidamente salir del hogar, y piensa que si llegas a los triente dependiendo aun de tus padres, estarás perdiendo valiosos momentos de experiencia en la autogestión de finanzas.

5. Vive la vida plenamente, pero también piensa en tu futuro

El disfrute, la buena vida y las tentaciones son algo que cualquier veinteañero tendrá en mente. Querrás hacerte de esas cosillas “imprescindibles” como un nuevo gadget, ir de fiesta todos los fines de semana y, pasarla genial con tus amigos. ¡Es algo que no se puede evitar!

Sin embargo, invitamos a que trates de realizar un cambio poco a poco en la manera que ves la vida. Piénsalo; si no adquieres bienes, por muy pequeño que sea.  (O al menos haces un fondo para ellos), planificas gastos de estudio o futuro alquiler de propiedad; las cosas se te complicarán a medida que pase el tempo.

Y créenos, no es nada agradable entrar en la etapa de la tercera década sin haber tenido antes planificado todo antes. Por ello; disfruta, vive y goza cada momento; pero también tomate un par de horas al día para calcular ingresos, ver oportunidades de inversión, y sobre todo ahorrar y adquirir. ¡Ser joven que no puedas emprender!



Comentarios

commentarios

José Alejandro Silva Rodriguez

Amante de las buenas cosas de la vida. Emprendedor del internet, freelancer y actualmente redactor en Blogfinanzas.net. Me apasiona lo que hago, y por eso pongo empeño en cada paso que doy. Me encanta también la tecnología, gadgets, y todo lo relacionado con el mundo digital.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Related Articles

Close