Finanzas PersonalesMotivacionTrabajo

Como pedir un aumento salarial y lograr un SI seguro

Pedir un aumento salarial suele ser algo bastante estresante. Además del resultado, el como plantearlo, el ver como reaccionará la persona a quien se lo pidamos, son algunas de las cosas que a todos nos preocupa.

Cuando uno consulta literatura al respecto o habla con gente que tiene experiencia, los consejos al respecto parecer ser los mismos. Hoy comparto en nuestro sitio, algunos de esos consejos.

Como obtener un aumento salarial

Lo primero que quiero aclarar es que este artículo no pretende ser una receta y no quiero engañar a nadie con resultados fabulosos. Simplemente quiero compartir algunos “tips” que siempre funcionan. También que NO hacer para lograr nuestro objetivo.

Saber elegir el momento adecuado.

Estar en el momento adecuado y en el lugar justo, versa la fresa, es la clave. Por supuesto, que no siempre es tan sencillo saber cual es ese momento adecuado.

 Por un lado, la empresa o el negocio en el que estemos involucrados puede estar pasando por un momento complejo. Entonces es fácil darse cuenta de que no es el mejor momento. Por otro lado, es común que siempre que toquemos el tema con nuestro superior, este nos haga entender que nunca es el momento adecuado. También puede ocurrir que estés en un tipo de trabajo, en el que quien decide un aumento salarial está muy lejos físicamente de ti.

Algunas reglas que comunmente funcionan:

  • Si te han asignado nuevas tareas o responsabilidades entonces ES EL MOMENTO. Si no surge de la otra parte y tu tienes que ir con el planteo, entonces ve con argumentos concretos. Nuevas y mayores responsabilidades merecen una mayor remuneración
  • Aprovechar un buen momento de tu jefe. Supongamos que tu jefe ha tenido un ascenso o un reconocimiento importante en la empresa. Está de buen humor y además tendrá nuevos desafíos por delante. Muéstrale que tu también te alegras por sus logros y que puede contar contigo.
  • No pedir aumentos en épocas de vacaciones. Si hay un momento que no es oportuno para las revisiones salariales son las vacaciones. Además de que no se acordarán del tema, pues todo el mundo tiene la cabeza en las vacaciones, el ánimo no es el adecuado.
  • No pedir aumentos en épocas de cambios empresariales. Si tu empresa está pasando por una restructuración, o la han adquirido nuevos dueños, entonces no te aconsejo plantear siquiera el tema. Es más, puede ser tan contraproducente que termines despedido.

Mostrar una actitud flexibles.

Si hay algo que no funciona cuando vamos a pedir algo, es mostrarnos intransigentes. Por más que estemos convencidos de que merecemos ese aumento, debemos mostrar que somos merecedores de él.

Muchas personas me han preguntado a que me refiero exactamente con la palabra “flexibles”. Pongamos un ejemplo práctico de lo que sería ser flexible:

Supongamos que planteamos a nuestro jefe un aumento salarial, y este nos dice que por el momento no es posible. Una forma inteligente de dejarle planteado el compromiso, es proponerle revisar nuevamente el tema dentro de tres meses. Demuéstrale que comprendes que no sea ese el mejor momento y que confías en que el te dirá cuando sea ese el momento. Naturalmente que esto aplica siempre y cuando haya la suficiente confianza. También podemos ser inteligentes y dejar planteado el compromiso, especialmente por parte de nuestro jefe. Si te dice que ese no es el momento, entonces que te diga cuando cree el que lo será.

Ir con propuestas.

Porque es más esperable a que te digan que NO a que te digan que sí, es que te recomiendo ir con propuestas bajo la manga.

 Una de las situaciones más difíciles para pedir un aumento salarial, es cuando en tu trabajo no hay ningún tipo de cambios. ¿Cómo puedo justificar un aumento salarial? En otras palabras, tienes que darle a tu jefe motivos suficientes para que te merezcas ese aumento.

Algunas ideas que comparto: una posibilidad es proponerle en concreto un aumento de productividad o una manera más rápida de hacer algo. Supongamos que una de tus tareas es, por ejemplo, enviar un correo a una lista de destinatarios. Hasta ahora lo haces de forma individual, pero ¿qué tal si le propones redactar un correo que sirva para todos? De esa forma estarás ahorrando tiempo que podrás utilizar para otras tareas.

Ser paciente.

Otra actitud que te propongo es la paciencia. Con esto no quiero decirte que debas resignarte a todo ni mucho menos. Pero pensemos que los logros, sean grandes o pequeños se consiguen tras esfuerzo. Generalmente nos sentimos merecedores de reconocimientos, ascensos y aumentos salariales ¿verdad? Y lo queremos ¡ya! Si no es en este momento pensemos que habrá siempre una siguiente oportunidad.

Como siempre digo, llevar y mostrar la actitud adecuada para cada circunstancia es clave. Espero poder haberte ayudado.

 

 

Comentarios

commentarios

Comentarios

Related Articles

Close