, ,

5 Acciones Inmediatas para Superar una Depresión

¿A quién no le ha tocado sentirse que está en el fondo de un pozo del que no puede salir? ¿Quién no ha sentido tanta tristeza que no siente fuerzas ni para levantarse? ¿No te ha pasado que te preguntas para qué continuar? Según las estadísticas más del 90% de las personas, atraviesan por lo menos una vez en sus vidas, por esta situación.

Si hoy estás atravesando uno de esos momentos difíciles en los que no ves la salida, entonces continúa leyendo.

Lo que debiéramos hacer inmediatamente

Cuando estamos deprimidos y realmente agobiados por un gran dolor, o una suma de situaciones difíciles, esto es lo que debiéramos hacer:

Pedir ayuda. En ocasiones mucha gente dice: “está tan mal que no puede ni pedir ayuda”. Es cierto que podemos sentir que no tenemos fuerza ni para hablar, pero la ayuda puede venir desde diferentes lados. Por ejemplo, si al principio no encontramos a esa persona con la que abrirnos y confiar nuestros problemas, podemos leer un libro o un artículo como este. Ante lo mínimo que hagamos al respecto, veremos que la depresión es una enfermedad y como tal hay que tratarla.

Lo primero que hacen los profesionales de la salud, es identificar si lo que sufrimos es una gran tristeza o es realmente depresión. Cuando estamos muy tristes, ya sea por el motivo que sea, podemos salir solos adelante. Si lo que tenemos es depresión, entonces necesitaremos ayuda.

Buscar una forma de expresar lo que sentimos. Dicen los “sabios” que hablar de lo que pensamos es mucho más fácil que hablar de lo que sentimos. El primer paso para atacar y superar un problema, es sacarlo para afuera y “ponerlo sobre la mesa”. Ahora bien, no todos nos comunicamos de la misma forma ni tenemos que sentirnos forzados a hacerlo. Si no deseas hablar, por ejemplo, puedes escribir y con tus propias palabras, lo que sientes. Luego, se lo podrás mostrar a un amigo e incluso a un psicólogo. Pero te sorprenderás de lo aliviado que te sientes cuando escribes o verbalizas lo que sientes.

Salir del encierro. La cama de tu dormitorio o la oscuridad de una habitación, son los peores enemigos en caso de una depresión. El silencio y la falta de movimiento, hará que te concentres en eso que te provoca tanta tristeza y desánimo. Ni la cama ni el encierro solucionarán nada. Al principio, podemos llorar tendidos en la cama, pero eso tiene que ser limitado. Con esto lo que queremos decir es que llorar es bueno en la medida que es una forma de exteriorizar lo que sentimos. Lo malo es pasarnos el día entero llorando. Cuando no logramos frenar ese llanto, estamos ante un claro síntoma de depresión. Y cuando esto nos pasa es que tenemos que ir a la acción número 1: pedir ayuda.

Leer más

,

El Deporte como una Herramienta de Superación Personal

En estos tiempos actuales, muchos coincidimos en que el tiempo no nos alcanza para nada, que no podemos divertirnos o practicar esa actividad que tanto nos gusta. También quizás coincidas en que, sin embargo, si tenemos tiempo para ir a un shopping y pasar tiempo comprando. O tal vez, pasamos un buen rato frente a la computadora conectados con el mundo virtual.

¿Qué tal si ese tiempo lo pasáramos en una medicina natural como lo es el deporte? En efecto, practicar deportes es uno de los mejores remedios tanto para nue
stra salud mental como física. Pero no solo eso, sino que el hábito del deporte puede transformarse en esa ancla. Un ancla que nos ayude a salir de nuestros problemas y a crecer cada día como personas.

Compartimos algunas sugerencias que pueden ayudarte, si estás en un momento de tu vida en el que deseas un auténtico cambio.

Como capitalizar al máximo el deporte

A continuación, te dejamos un resumen de las principales experiencias de profesionales deportistas y de la salud:

  • Piensa en un deporte que te guste. Comienza con el pie derecho, o sea, realmente elige una disciplina deportiva que te gusta. Si eres un apasionado de los deportes en equipo, no elijas correr, por ejemplo, pues te aburrirás al poco tiempo. Cuando hacemos lo que realmente nos gusta y, por más sacrificios que eso suponga, al final siempre lo disfrutaremos.
  • Comienza con tu salud. Antes de practicar una actividad que suponga un esfuerzo físico importante, consulta con tu médico. Muchas personas subestiman este punto y piensan que siempre hacer deporte es bueno. En ocasiones un determinado tipo de ejercicio físico puede ser contraproducente para una dolencia. Incluso, puedes padecer algún trastorno de salud que desconozcas. Plantéale a tu médico cuál es tu plan y consúltale acerca de qué tipo de controles debieras hacerte.
  • Establece una rutina y sé disciplinado con ella. Para que verdaderamente disfrutemos de las bondades de practicar un deporte, tenemos que ser constantes. Está probado que comenzar con una actividad física, y abandonarla y volverla a retomar, genera mucha frustración.

Leer más

5 Consejos de Cómo estar Motivados en el Trabajo

Motivacion en el TrabajoSi hay algo cierto en esta vida y, salvo casos excepcionales, es que tenemos que trabajar. Sea que lo hagamos en algo que nos gusta, o quizás no tanto, el trabajo suele generarnos estrés, cansancio y hasta cierto punto de hartazgo.

La buena noticia, es que hoy en día se han desarrollado ciertas herramientas, así como formas de encarar el trabajo, que lo hacen más llevadero. Ahora bien, sea cual sea el caso, hay una palabra que es clave: “MOTIVACIÓN”. Cuando una persona está motivada y, está demostrado científicamente, el tiempo transcurre de manera más agradable, la productividad y rendimiento aumenta y, el humor de las personas es mucho mejor.

¿Existe algún secreto para sentirnos motivado en el trabajo? Si estoy pasando por un momento de mucho desánimo y desmotivación, ¿puedo revertir esa situación? La respuesta es absolutamente “SI”.

Cómo estar y mantenernos motivados

Veamos 5 puntos clave y decisivos para mantenernos motivados:

  1. Conocer con precisión que se espera de nosotros

Más allá de que seamos nuevos o no, muchas veces no tenemos del todo claro, que es lo que nuestro jefe o empresa espera de nosotros. Parece trivial, pero no lo es. Supongamos que trabajamos como recepcionistas en una empresa: o sea que debemos atender el teléfono, recibir a los clientes, pero quizás haya otras tareas no tan “inmediatas” que también debamos o podamos hacer. Por ejemplo, llevar un listado de las llamadas que hemos recibido y cuales han sido las principales razones de esos llamados. Si hay algo que no está claro y, por pequeño que parezca, anímate a preguntar a tus responsables. De esta forma evitarás observaciones, lo que siempre desmotiva. Leer más