, , ,

 Seguros de vida: todo lo que tienes que saber


Cada vez encontramos más empresas que ofrecen seguros e incluso, a veces somos beneficiarios de seguros sin saberlo. ¿No te ha pasado de estar pagando una sobrecuota al momento de contratar otro servicio? Y cuando consultas te dicen que ese se corresponde a un seguro que contrataste casi sin saberlo. Cualquiera sea el caso, hoy compartiremos algunas “verdades” acerca de los seguros, que pueden ayudarnos a tomar la mejor decisión.

Lo que hay que saber acerca de los seguros de vida

Lo primero que debemos distinguir es lo siguiente: hay seguros de vida en los que, tras el fallecimiento del asegurado, los beneficiarios reciben un capital. El monto de ese capital dependerá naturalmente del tipo de seguro que se contrate. En el caso de tener hijos menores de edad, estos podrán usufructuar el beneficio, una vez que cumplan la mayoría de edad.

Por otra parte, hay seguros que están pensados para complementar la pensión, es decir seguros pensados para la vejez.

Veamos lo que tenemos que saber si estamos pensando en contratar un seguro:

  • Seguros con contrato. Hay disponibles seguros con contrato. ¿Qué significa esto? Que firmamos un contrato, en el que pagamos mes a mes, y una vez que ese contrato vence, comenzamos a cobrar. El monto de la renta, así como la duración de la misma, dependerá de las condiciones bajo las que contratemos. Si queremos algo de por vida, lo cual es lo más recomendable, es probable que paguemos un poquito más.

Este tipo de seguro no contempla el fallecimiento, es decir, si el asegurado fallece, y sea el motivo por el que sea. Es decir, que si el contrato aún está vigente y, el asegurado fallece entonces la empresa aseguradora no tiene obligación de pagar. El contrato cae y listo.



  • Seguros de fallecimiento. En estos casos hay que prestar especial atención a cuáles son las condiciones en las que el seguro se va a pagar. A veces se tiende a pensar que sea cual sea la causa de la muerte, se va a cobrar. Antes de contratar un seguro así hay que contemplar y pensar todas las posibilidades: por ejemplo, ¿qué sucede si contraigo una enfermedad terminal a los pocos meses de contratar el seguro? ¿me conviene continuar pagando? Bueno, eso dependerá si el seguro cubrirá una muerte natural provocada por una enfermedad. Ahora hay muchas empresas que ofrecen seguros especiales para enfermedades.
  • Seguros por enfermedad. Esta es una de las modalidades más actualmente contratadas. En general son seguros más baratos y que otorgan menos capital cuando llega el momento de entrar en vigor. Enfermedades como el cáncer, son uno de los motivos más comunes en este tipo de seguros. El dinero que otorgan puede ser tanto utilizado para un eventual tratamiento del paciente como para beneficiaros en caso de deceso. Se trata de seguros combinados.

Los seguros son una estrategia de inversión y, es así como hay que concebirlos. También es una forma de ahorrar. Generalmente se presentan en dos modalidades financieras: un contrato en moneda fuerte (con moneda fuerte nos referimos a dólares o euros) o un contrato multisoporte. Esta última modalidad es un poco más compleja desde el punto de vista financiero: este incluye un capital en la moneda pactada y un porcentaje de acciones. Los intereses de estas acciones fluctúan sensiblemente y su seguimiento puede ser una causa de estrés.

Si estás pensando en contratar un seguro, lo que primero debes hacer es asegurarte de leer cada letra del contrato. ¿Un consejo? Llévate el contrato para leer en tu casa, tómate el tiempo para reflexionar cada detalle y, para buscar toda la información que necesites. Nunca firmes nada sin estar completamente seguro.

Por: Marisa Peris


Comments

comments



Recibe Nuestros artículos en tu buzón electronico. Únete a nuestra comunidad, es gratis.