, ,

4 Reglas para acceder a una hipoteca conveniente


No importa en qué parte del mundo estemos, la edad que tengamos, a que nos dediquemos, que tener nuestra propia casa, es el mayor sueño de las personas.

Si estamos pagando un alquiler o renta, sabemos que cada mes es como tirar ese dinero a la basura. Si vivimos con nuestros padres o algún familiar, sentimos que ha llegado la hora de ser más independientes. Sea cual sea el caso y, si estás en ese momento en el que deseas acceder a tu casa propia, este es un artículo para ti.

Si bien el consumismo ha aumentado exponencialmente y, hoy en día es más fácil que antes acceder a distintos bienes, comprar una casa no es algo que podamos hacer así nomás. Aunque tengamos una alta capacidad de ahorro, lo que no siempre es fácil, difícilmente podamos reunir todo el dinero en un tiempo razonable. Por tanto y, como solución aparecen los préstamos bancarios inmobiliarios.

Hoy compartimos las principales reglas inmobiliarias por las cuales se rigen los préstamos. Esperamos que te ayuden a no caer en la trampa de los bancos ni comprar algo que no podrás pagar.

Lo que hay que saber antes de firmar una hipoteca



A tener en cuenta:

El negocio de los bancos es prestar dinero. Siempre y absolutamente siempre, el negocio de todos y cualquier banco es prestar dinero. En otras palabras, esto significa que pedir un préstamo siempre nos va a salir dinero y, el costo de ese préstamo está regulado por el mercado. Ten mucho cuidado con algunos sistemas financieros, que se jactan de ayudar y promover la adquisición del gran sueño de la vida. Lo que tendremos que evaluar cuales de las distintas alternativas nos cobrará menos.

Hay que contar con un buen historial crediticio. Los bancos nos prestarán dinero si entienden que podremos pagar. Una de las componentes más importantes del estudio que hagan esos bancos, será como ha sido nuestra conducta crediticia. Ahora bien, esto siempre y cuando sea un banco serio. ¿Qué queremos decir con esto? Qué tengas mucho cuidado con aquellas entidades bancarias que te dicen que no se fijarán en tus antecedentes de pago.

Tipo de tasa de interés. Con respecto a las tasas de interés pueden, haber varias alternativas y, en ocasiones, puede resultar hasta entreverado entender todo lo que nos explican los bancos en cuanto a esto. Pero básicamente hay dos grandes tipos: tasa fija y tasa variable.

Si bien la tasa variable suele ser más competitiva al principio, debes saber que está sujeta a la variación de la inflación. La tasa fija, por el contrario, será un importe fijo que el banco te cobrará por haberte prestado el dinero.

Tiempos de pago. Existen algunos sistemas, la mayoría de los actualmente disponibles en el mercado, que presentan una opción de pago flexible. En otras palabras, si bien uno negocia una cuota por mes, pueden hacerse pagos semanales o quincenales, por ejemplo. Esto, que parece ser un simple detalle, te permite ahorrar unos miles de dólares al cabo de los años. Lo importante y, para que puedas planificar correctamente tus pagos, es que anticipadamente calcules exactamente cuál es tu capacidad de pagos. En Canadá, por ejemplo, las personas cobran sus salarios semanalmente. Esto permite hacer pagos semanales o quincenales. Muchas veces los bancos no te dicen estos aspectos, pues no les conviene.

Seguros a contratar. Hoy estamos en la era de los seguros. Sean de vida, enfermedad, para los estudios de nuestros hijos, etc., los bancos se encargan de ofrecernos la amplia variedad de productos.

En el caso de una hipoteca y, si pensamos en una familia tipo, te recomendamos que consultes el costo de ciertos seguros. ¿Qué pasa si mi pareja fallece? ¿podría yo solo continuar con el pago? Si la respuesta es que no, entonces consulta a ver que te ofrecen. ¿Si pierdo el empleo? O ¿si me surge una enfermedad? Bueno, estos son algunos de los imponderables que pueden tirar por tierra, uno de los proyectos más importantes de tu vida.

Después de lo dicho, solo nos queda felicitarte e impulsarte hacia uno de los logros más reconfortantes del ser humano: su “techo propio”.

Por: Marisa Peris


Comments

comments



Recibe Nuestros artículos en tu buzón electronico. Únete a nuestra comunidad, es gratis.