, , , , , ,

Las 5 mentiras más utilizadas por los bancos y como evitarlas

Los bancos son tus amigos”, si claro, nota el sarcasmo en la frase, es tiempo de despertar. Esta es en particular, una de las más grandes mentiras que te han venido introduciendo desde que comenzaste a ser un novato en el mundo de las finanzas. La realidad es otra, y aunque suene dura, estas instituciones bancarias se valen de muchas grandes artimañas con un solo fin: quitarnos nuestro dinero.

Los grandes grupos bancarios viven del dinero, como vampiros succionadores de sangre, pero en versión económica. ¿Existe manera de evadir sus trucos?, sí que las hay, pero tendrás que prestar atención aquí y aplicar cada consejo. En este artículo, te vamos a presentar las 5 mentiras más utilizadas por los bancos y como evitarlas.

  1. Estas obligado a pagar comisiones

La primera mentira de la lista es una de las más comunes y de seguro tú ya te la has topado. Se trata de las benditas comisiones, las cuales, a cualquiera le darían un buen dolor de cabeza. Estas se aplican por “mantenimiento de cuenta” y un sinfín de razones que la verdad, no tienen mucho fundamento.

Este punto radica en que los bancos aseguran no poder eliminarlas de cualquier cuenta de persona natural, o incluso de pequeñas empresas. Es un hecho, sin embargo, de que estas si pueden mágicamente ser eliminadas de grandes cuentas. ¿No es sospechoso?

Pero para tu información, y beneficio propio, puedes evadir estas comisiones, tranquilo, todo de forma legal. Para ello solo requieres de habilidades de negociación y seguir ciertos trucos. Primero grábate esto. El cliente no está obligado a pagar comisiones.

Seguramente te mandarán derecho hasta la oficina de algún promotor, de donde te enredarán con gran cantidad de palabras y promociones de crédito. Evade todo esto y plantea tu situación. Como última opción si se niegan a ayudarte con las gestiones, anuncia tu retiro definitivo de dicho banco. Créelo o no, esto funciona, ya que no querrán perder a un cliente.

  1. Para cancelar tu cuenta deberás ir a donde la has abierto

Cualquier banco quiere mantener a su clientela “dependiente” de sus manejos financieros y toda la cosa. El punto es que cuando alguno de ellos quiere finalmente cancelar su cuenta para dejar de prescindir de sus servicios, ellos acuden a la segunda mentira de este artículo: “debes cerrar tu cuenta en la sucursal donde la has abierto”. ¡Mentira total!

Cabe recalcar que, cualquier banco tiene la facultad para cerrar una cuenta alguna desde cualquier sucursal, estando o no el cliente presente de forma físicamente hablando. Puedes usar medios como teléfono, solicitudes por escrito, ya sea a papel o digital (correo electrónico).

Como seguramente ya te habrás dado cuenta, el perder un cliente para el banco es un hecho intolerable. No dejarán que te vayas así de fácil. La insistencia es la clave para lograr tu cometido.

  1. Aconsejarte sobre inversiones

Los mal llamados consejeros de inversión” son una estrategia bastante utilizada para atraer grandes y pequeñas victimas hacia una trampa que acabará solo obteniendo tu dinero.  Estas acuden a ti, buscando que realices inversiones en los productos que ellos consideran efectivos para ganancia de capital, lo cual, no es más que un engaño.

En esta situación deberás enterarte de que cada acción realizada por el banco en realidad va unida a órdenes de instituciones gubernamentales, que claramente, tienen otros fines más del que ayudarte con tu dinero.

Por ejemplo, en España, existe el caso de la Dirección Territorial, quien es en la mayoría de las ocasiones, la que dicta a los bancos “que productos deben vender a sus clientelas”.

Una vez llevada a cabo dichas reuniones, las cuales no son tan diferentes en otros países (incluso en América Latina), los grupos bancarios deberán vender algún producto en específico a diestra y siniestra. Esto incluye clientela juvenil o de avanzada edad.

Recuerda, el banco no es tu amigo, mucho menos está capacitado para aconsejarte de como debes manejar tus finanzas.  Dicho personal, podría incluso no tener ninguna formación a nivel de economía, para que tengas una idea de cuan grave es el asunto.

Para evitar caer en esta vil trampa mejor recurre a otros medos para obtener información respecto a elementos involucrados en el mercado actual. De esta forma tendrás una idea mucho más real de donde deberás invertir tu dinero.

  1. Promocionar “créditos instantáneos y de bajo interés

Ponte en esta situación: estas buscando una forma rápida de obtener dinero para invertir en tu nuevo proyecto o negocio.  Acudes al banco para un crédito y ¡perfecto, te han aprobado uno!  Todo parece mágicamente bien, y han mencionado una tasa de interés del 2% en un plazo de 2 o 3 años. ¿Qué más podrías pedir?

Ten mucho cuidado con caer en esta mentira en específico, ya que las repercusiones que podrían tener en tu vida financiera podrían ser bastante perjudiciales.  Los créditos en pocas ocasiones permanecen con una tasa fija de interés y menos a tan largos plazos.

La inflación es un factor que debes considerar antes de acudir a cualquiera de esos falsos créditos tan amigables propuestos por el banco. En casos extremos, las personas han terminado pagando más del doble de lo que adquirieron en un principio por simples subidas de hasta un 15% de interés de forma abrupta.

  1. Ofertar productos “gratuitos”

En muchas ocasiones los bancos acuden a la mentira de ofrecer tarjetas de crédito, productos en específico o “regalar” descuentos. Se jactan de ofrecer a su clientela todo esto de forma gratuita, ¡no te dejes persuadir!  Sin exagerar, en al menos un 95% de los casos es como firmar un contrato con letras muy pequeñas escondidas de por medio.

El banco nunca te va a decir de los costos ocultos que van incluidos en los regalos que ofrece. Entre ellos van costos fiscales, mantenimiento anual o también el transporte, en caso de que deba ser despachado a tu domicilio.

Dichos costos a veces son realmente exagerados, llegando por ejemplo a ser tres veces mayor el costo de un envió de alguno de esos regalos a tu domicilio, que lo que pagarías por servicios de encomienda de alta calidad. ¿Qué te parece?

Pero más que eso, los productos que las bancas ofrecen de forma gratuita te obligarán a permanecer en el banco. puede que estés aceptando el mantener vinculado o afiliado tu tarjeta, cuenta y otras herramientas a una banca en específico sin derecho a cancelar alguno. ¡ten cuidado con esto!

Para finalizar, lo mejor que puedes hacer es limitar el uso del banco para guardar tu dinero sin muchos compromisos, o si lo prefieres, acude a otras instituciones como Uniones de Crédito o cooperativas, las cuales no acuden (no tan seguido) a dichas mentiras.

Cabe destacar que no todos los bancos entran dentro del mismo lote aquí descrito. Sin embargo, desde que el papel moneda dejo de tener el respaldo en oro que anteriormente tenía (hace más de 100 años), estamos ante una sociedad económica que se canibaliza entre sí misma. Es mejor mantener a raya las operaciones que realices con dichas instituciones, ya que no queda de otra.

Por: Alejandro Jose Silva


Comments

comments



Recibe Nuestros artículos en tu buzón electronico. Únete a nuestra comunidad, es gratis.