,

Liderazgo: Rasgos y Características Esenciales para un Líder Empresarial

Durante cada faceta de la vida, o en el desarrollo de la misma se presentan retos, dificultades o adversidades. Aun así, es a través de diversos hechos históricos que se ha demostrado como unos pocos han sido capaces de liderar un ejército y conllevar a su pueblo a la victoria, luchando así contra dichos retos.

Ahora, seguro que te que esto te ha impactado y se ha generado en algún momento dentro de ti la siguiente interrogante: “¿Qué tuvieron esos pocos a diferencia del resto?” La respuesta es liderazgo.

El liderazgo es una cualidad que a pesar de que no se obtenga de nacimiento, puedes desarrollar a través de ciertas prácticas, y por sobre todas las cosas, para lograr afinar el tuyo debes tener un cambio de mentalidad radical respecto al resto de personas.

Dichos esto, bien, entrando en el ámbito empresarial no es muy diferente la cuestión, Steve Jobs fue un gran líder, y una persona muy citada debido a sus rasgos de visionario y organización; así que pues para lograr ser el próximo líder en tu empresa y que todos te sigan como un gran ejemplo de éxito, toma en cuenta estos consejos.

Perseverancia

Un punto clave para ser un líder, según diferentes estudios es tener gran perseverancia para el cumplimiento de objetivos. Los líderes nunca se rinden, esta afirmación parece no tener importancia, pero para tu información  es muy cierta, ya que como habrás leído “solo pierdes cuando dejas de intentarlo”. Lograr tus objetivos y metas debe estar por sobre cualquier cosa, sin importar cuantas veces debas intentarlo o cuantos “fracasos” hayas tenido.

A través de diferentes situaciones se ha visto como empresas que han fracasado en un momento determinado, posteriormente lograron surgir de entre todas aquellas, incluida la propia Apple. De seguro no sabías que incluso su fundador fue “echado” de la misma empresa, pero ¿Qué lo hizo diferente del resto?, su perseverancia.

Este joven consiguió volver a la plantilla de la misma, y fue escalando cada una de las posiciones hasta volver a su puesto de CEO. Nunca debes ceder a las adversidades, ya que a medida que la dificultad de alguna situación aumente, mayor intelecto deberás usar para vencerla sin flaquear.

Capacidad de toma de decisiones bajo ambientes de presión

Hasta al momento de salir a tomar un café se  toman decisiones, así que tu empresa no está exenta de ellas; un líder debe tomarlas. Es muy importante mantener la calma, pero sobre todo, un alto nivel de análisis utilizando tu poder cognitivo debe estar presente, sin titubear pero tampoco precipitándose.

Existen diferentes herramientas que como líder empresarial puedes utilizar, entre ellos el “Análisis fundamental” para determinar el valor que tu producto tendrá en el mercado o la BSC, para medir el rendimiento del mismo.

El punto es que un líder debe saber cómo, cuándo y dónde actuar de una manera determinada, por ende, debe saber cómo manejar y hacer buena gerencia, además de conocer hasta el tuétano todo lo relacionado con tu propio negocio.

Organización meticulosa

Ninguna empresa es exitosa sin una buena organización; de hecho, yendo un poco más allá, nada en absoluto, se efectúa bien si no está bien organizado. En tu caso, como líder o candidato a serlo, deberás estar literalmente cronometrando cada actividad, anticipando “planes B” en fallo de que alguna de ellas falle y mucho más.

Debes de hacer que el orden se funde en ti, incluso en costumbres del hogar, esto te diferenciará muy por encima del resto; ten en cuenta incluso la realización de planes de contingencia y estudios del riesgo para cada objetivo que te traces. Realiza horarios para todo el personal, deja espacio para cada tarea de forma equitativa, priorizando algunas y dejando para el final las “menos importantes”.

Optimismo y visión a futuro

El negativismo es el enemigo de cualquier hombre, las vibraciones de tu aura acarrearan desdicha hacia ti y a tu empresa. Por ende, tomando este principio, el de “La ley de vibración”, debes basar la mayoría de tus acciones como un potencial líder. Eres lo que atraes, y si tienes una mente positiva, optimista y fuerte de convicción ten por seguro que el éxito irá de tu mano.

Además esto del optimismo va muy ligado a la perseverancia, no debes dejar de realizar tus acciones una y otra vez, pero claro, siempre con la mente en pro al desarrollo.

Autoridad y disciplina

Ningún líder es respetado si no tiene autoridad ni disciplina para con sus subordinados, esto es claro, y se puede ejemplificar en varias analogías de la vida, como por ejemplo al momento de domesticar un perro. Cuando le aplicas cierto tipo de disciplina al animal, este suele ser mucho más obediente y además, se nota la diferencia respecto a los que no se les aplicó.

Lo mismo debes hacer tú con tus empleados, y aunque muchas veces se les cataloga de “ser despiadados”, es mejor que un líder sea así sin sentimentalismo. Puedes tener un poco de empatía pero hasta cierto punto; muy riguroso con el cumplimiento de toda normativa que teste presente dentro de tu empresa.

Transmitir sus fortalezas al resto del equipo de trabajo

Un jefe es muy diferente de un líder empresarial, ya que este último no solo comanda, sino que transmite su propio liderazgo al resto, impregnándolos de facultades anteriormente nombradas como la perseverancia y el optimismo. Tu equipo debe sentirse identificado contigo, ya que la cabeza de la empresa no se escogió por medios dictatoriales, no, sino por pleno consenso de la plantilla que da vida a la misma.

Debes también utilizar tu carisma para ganarte a “tu gente” y lograr que más que un tope de la gerencia te vean como una persona confiable. Haz que se sientan a gusto con el trato que reciben y siempre que puedas organiza alguna que otra reunión social, pero claro, sin excederte ya que no deben olvidar tu autoridad en ningún momento.

Obsesiónate con el rendimiento por sobre los demás competidores

Nunca es malo optar por la competencia sana, y querer ser el mejor en un par de ocasiones. Para un líder este debe ser su pan de cada día, aunque parezca una actitud algo soberbia debes imponer tu liderazgo por sobre el resto y empresarialmente hablando, dentro del mercado se puede demostrar con un rendimiento financiero excelente.

Así que no escatimes en ningún método para que tu producto o servicio sea punto de referencia a nivel local, nacional o ¿por qué no? A nivel mundial.

Por ultimo cabe mencionar que esto no se da de la noche a la mañana, un líder debe aplicar cada uno de los principios aquí mencionados desde que se levanta de la cama, hasta que se va a dormir. Poco a poco iras notando los cambios en tus niveles de rendimiento empresarial y seguramente tu plantilla de trabajadores también lo hará.

Por: Jose  Alejandro  Silva Rodriguez


Recibe Nuestros artículos en tu buzón electronico. Únete a nuestra comunidad, es gratis.


Comments

comments