Y si el Dinero no Importara ¿Qué harías?

Felicidad, Imagen de Jordi@Photo http://www.flickr.com/people/raigverd/Creo que llegue un poco tarde a este artículo, ya que durante mis investigaciones sobre el tema me he dado cuenta de que existen muchas personas que hablan de este.  Pero no importa cuántas personas escriban sobre sus anécdotas de cómo esto se hace realidad, sigue siendo tan válido como cuando este video salió a cursar por el internet (o cuando el señor Alan Watts lo expuso durante los mediados del Siglo XX).  Mi traducción pragmática a las finanzas personales y a la superación financiera es que si haces lo que te gusta, encontraras miles de formas de cómo generar ingresos. Y si no lo generas, estarás contento por qué hiciste lo que te gusto.

Hace mucho tiempo un orador en mi universidad nos ilustro en una conferencia que si le decíamos lo que queremos ser, el nos diría 5 formas de cómo hacer dinero.  No importaba la profesión, ni que artística o científica era, el orador compartía ideas de cómo ganar dinero al hacer lo que a uno le gusta.  Enséname tu pasión, y yo te demostrare diferentes formas de cómo hacer dinero.  Pero más aun, te demostrare que cada una de estas formas nos ayudara a ser más felices. Al final, esto es lo que importa, nuestra felicidad y la de los seres que queremos.

Esta pregunta de cuál es tu pasión también tiene que ver con no conformarse.  No ser parte de lo que la sociedad quiera que seas, o que gastes, o que compres, o que hagas.  Claro, esto no significa que vayas cometiendo crímenes, o haciendo a otras personas infelices; pero el llevar una vida donde tú disfrutas también tu labor, y que el fruto que te dé sea lo suficiente porque gran parte de este “salario” es tu felicidad.  Si hacemos lo que otros esperan de nosotros, terminamos trabajando en lugares que no nos gustan, ganando experiencia en cosas que no nos interesan… “para comprar cosas que no quieren, para impresionar a personas que no les agradan.”

Una de las principales razones porque no hacemos lo que nos apasiona, es por el temor a fracasar. Nuestra familia y nuestros hogares dependen del ingreso que traemos todos los días, y eso lo provee el trabajo que tenemos. Y si lo que nos gusta hacer no nos da lo suficiente, o al menos toma tiempo, no sabríamos cómo hacer para pagar nuestros gastos.  Es humano el temer, y el no querer dar el paso hacia adelante; pero podemos tratar de hacer un plan para que en unos meses, o años, estas responsabilidades fiscales no nos aten a estos compromisos laborales que no queremos tener.

Para que el dinero no nos importe, debemos de depender menos de este flujo mensual o quincenal de nuestro salario. Tenemos que hacer un plan financiero para salir de nuestras deudas y ahorrar lo suficiente para poder tomar este próximo paso.  Y si no conseguimos lograr nuestro objetivo, al menos sabremos que nos dedicamos apasionadamente a lo que queríamos hacer, sin pensar en el dinero.

Toma unos cuantos minutos de tu día y pregúntate ¿Qué haría si el dinero no fuese un obstáculo? Persigue tus sueños y desprende poco a poco esa dependencia de las deudas, del que dirán, de las compras, y pon más atención a lo que te hace feliz.