Habla con tu Pareja Sobre Dinero

Hablar con nuestras parejas sobre dinero es una de las cosas que mas nos estresa emocionalmente.  Y hasta en ocasiones aunque creemos que estamos hablando, lo que hacemos en general es discutir sobre dinero, no hablar.  Un nuevo libro, “Spousonomics: Using Economics to Master Love, Marriage, and Dirty Dishes” por Paula Scuvhman y Jenny Anderson, habla sobre como estas discusiones se convierten conflictivas en algunos casos por que como pareja no nos gusta perder (loss adversion), aunque no tengamos la razón.   El dinero nos causa estrés, y más aun cuando se involucra con nuestra relación matrimonial.   Aquí hay algunos consejos para poder hablar con tu pareja sobre dinero:

Dale la prioridad que las finanzas familiares necesitan

En vez de esperar que estas conversaciones se escalen y que lleguen a darse cuando ya se vuelva pelea.  Traten de tener una “junta directiva familiar” pautada para un día en el mes donde se pueda revisar el presupuesto familiar donde se tomen en cuenta los ingresos, los recursos, las necesidades y lo MÁS IMPORTANTE, las metas.  Una conversación mensual sobre las finanzas de la familia puede ayudar a difundir cualquier bomba o al menos a limitar el daño que esta cause al monitorearlas al menos con esta frecuencia.

Delega las tareas, pero comparte las experiencias

Aprovecha la conversación mensual con tu pareja para hablar sobre los próximos pasos a tomar y a la misma vez avisar sobre cualquier problema o desajuste al presupuesto.  Cada uno de nosotros tenemos tareas financieras en el hogar de la cual participamos; y siempre hay una persona en la pareja que maneja las finanzas mejor que el otro.  Esto no significa que una sola persona puede tomar las decisiones o dejar de consultar con la otra.  Aunque tu pareja no este interesado/a en los detalles cotidianos del dinero, siempre deberías pasarle el “resumen financiero” sobre los acontecimientos mas importantes.

No dejes que las emociones se impongan sobre el dinero

Te acuerdas cuando tus padres te decían “no salgas con ______, el/ella es mala junta y puede traerte problemas.”  Eso pasa con las emociones y las finanzas; si se juntan y llega a ver un conflicto, la meta de sentarse a hablar sobre dinero cambia.  Esta se convierte en una batalla para ver quien puede más en la relación.  Esto es normal en nosotros los humanos, no nos gusta perder, y a veces a todo costo.  Por ende, deberíamos tratar de que nuestras conversaciones sobre dinero no lleguen a ser conflictos nucleares entre dos países.

Encuentren lo que funciona con ustedes

Hay muchas parejas que deciden tener una sola cuenta de bancos, hay otras que deciden tenerlas separadas y solo contribuir lo que se le requiere a la casa.   Hay muchas familias donde una sola persona genera ingresos, pero eso no significa que la persona que se queda en la casa (por cualquiera que sea la razón), no tiene el mismo derecho al dinero que entra.  Lo importante es que analicen sus circunstancias y  decidan que funciona mejor para ustedes.  No le teman a llegar a compromisos, al fin esto es lo que el matrimonio es, un eterno compromiso para el bien de la familia.   Si algo no esta funcionando, hablen, busquen ayuda o información de cómo lidiar con ella.  El mejor asesor financiero que conozco se llama Google, hablen con el.

Dejen en el presupuesto dinero para su libertad

Hay una parte del presupuesto que comúnmente falta en las finanzas familiares, una cantidad de dinero para que tu y tu pareja hagan lo que le de su regalada gana.   Somos humanos, y no somos perfectos; y crear un “presupuesto perfecto” hasta se convierte en un oxímoron, ya que un presupuesto es algo que supuestamente tiene que pasar, pero no necesariamente lo que pasó.   Por esto, determinen una cantidad de dinero que cada uno de ustedes puede usar en lo que quiera; Sin preguntas, ni remordimientos.  Todos queremos sentirnos como equipo en nuestro matrimonio, pero también queremos comprar un café que no estaba en el presupuesto, o salir con las amistades y bridar una ronda.  No permitan que este minúsculo detalle sea el que cause problemas en su relación.

Terminen la tarea con “Vino y Romance”

No hablen de finanzas y dejen que después de esta ardua tarea todo se quede sin celebración.  Después de tener la Cumbre Familiar Presupuestaria Monetaria Fiscal Economista Tributaria, celebren con algo que quieran hacer (tal vez en la intimidad de su habitación :) )

  • Pingback: Bitacoras.com()

  • Dustin Gray

    Buena entrada
    La comunicación trae muchos beneficios

  • credito

    Si quieres obtener un crédito antes que nada debes hacer tu Presupuesto familiar, pues te permitirá reflexionar sobre tus ingresos y tus gastos, así como tu capacidad para comprometerte con este la entidad o persona a quien prestarás…